“Enormemente culpable”, ¿pero sin remordimientos?

09/08/2011

Adam Cassandra

9 de agosto 2011 (Notifam) – ¿Cuántos derechos genuinos ejercen las personas diariamente y que los llevan a sentirse dolorosamente culpables?

Una madre de Dublin (Irlanda) que cree que las mujeres tienen “derecho” a optar por un aborto dio recientemente una mirada interior a la inmensa culpa y al dolor emocional que ella experimentó cuando un periodista del Irish Mail on Sunday viajó con ella al Reino Unido para abortar a su hijo.

Lorraine (nombre ficticio), una madre de dos hijos y desempleada, dice que optó por el aborto por motivos financieros. Según un informe periodístico que narra su experiencia, publicado en el Daily Mail de Gran Bretaña, Lorraine declaró en reiteradas oportunidades que ella creía que estaba haciendo lo correcto y que no lamentaba su decisión, pero que ella se sentía extremadamente culpable por haber destruido la vida que llevaba dentro suyo.

“No tengo opción”, dijo ella. “Me siento terrible ahora por ello, pero me sentiré mejor, es lo correcto para mí hacerlo. No tengo ninguna duda”.

“Ahora estoy en estado de abyecto terror”, dijo después Lorraine al periodista. “Estoy aterrorizada por atravesar esta circunstancia. Ha sido una montaña rusa – he estado enferma toda la noche. Estoy cubierta de manchas. No he dormido en semanas”.

“Deseo no haber estado nunca en esta situación. No me importa lo que puedan decir – no se puede juzgar a alguien en esta posición hasta que uno se encuentra en ella. Sé que me he hecho a la idea pero no me detiene sentirme horrible”, dijo la decidida joven madre.

Después del procedimiento, ella agregó: “me siento enormemente culpable – culpable por mantenerlo en secreto y culpable por lo que hice. Pero no lo lamento. En su momento vendrá la culpa”.

Culpa enorme sin remordimiento. Ésta es la clase de esquizofrenia que se requiere para racionalizar el horror que las mujeres sufren en nombre de la “salud reproductiva” y de la “opción”. Lo que es insano es que la industria del aborto promueve esta esquizofrenia en nombre de la “salud de las mujeres”.

Planned Parenthood le dice a las mujeres: “La mayoría de las mujeres sienten alivio después de un aborto”, y que “no existe nada” como trauma psicológico post-aborto. Inclusive la misma Planned Parenthood admite que “graves perturbaciones emocionales” pueden sobrevenir luego de un aborto en las mujeres que tienen “conflictos respecto al aborto”, minimizan completamente este daño emocional en un esfuerzo para engañar a las mujeres, haciéndoles creer que el aborto no es un tema importante.

Marie Stopes International, adonde Lorraine acudió para su aborto, dice cosas parecidas a las mujeres: que más bien tendrán un sentimiento de alivio después del procedimiento.

Lorraine dijo que el padre del bebé, quien ya no está más con ella, apoyó la decisión. “Él comprendió mi decisión, pero dijo que me apoyaría cualquiera fuera mi decisión, pero sé que él quería que yo me efectuara un aborto, simplemente no lo dijo. Nadie jamás quiere decir algo así”.

Esta declaración revela dos clichés exasperantes que vale la pena destacar: tanto la revelación no sorpresiva que un hombre que utilizó a una mujer para tener relaciones sexuales apoya su decisión de eliminar la consecuencia natural del acto sexual, y además su culpabilidad pública; y el hecho que la otra persona que comparte una responsabilidad por la situación es tratada como irrelevante por el periodista que la defendía. El feminismo disculpa de nuevo a esa clase de hombre que hacen atractivo al feminismo: hombres que usan a las mujeres y las dejan.

Los partidarios del aborto están tratando constantemente de convencer a las mujeres que están considerando un aborto que no hay una persona viva dentro de ellas, que el bebé es simplemente un conjunto de células, o que no es humano hasta que nace. En su página web donde explica el procedimiento abortivo, Planned Parenthood no puede mencionar lo que toda mujer sabe: que ya hay un ser humano dentro de ella.

“O bien un dispositivo manual de succión o una máquina de succión vacía suavemente tu útero”, según la página web de Planned Parenthood. ¿Suavemente? ¿Y qué es exactamente lo que se extirpa?

Pretender que no hay un bebé y que el aborto no pone fin a una vida humana mantiene el negocio de la industria del aborto, y para algunas, puede ayudar a aliviar algo de la culpa y del sufrimiento de haberse practicado un aborto. Pero como la historia de Lorraine muestra, los que comprenden la realidad del aborto, inclusive los que apoyan el “derecho” al aborto, se dan cuenta qué malo es, tal como se puso de manifiesto en la culpa aguda de Lorraine.

Como nos dice el beato Juan Pablo II en la Evangelium vitae, “Reivindicar el derecho al aborto […] y reconocerlo legalmente, significa atribuir a la libertad humana un significado perverso e inicuo: el de un poder absoluto sobre los demás y contra los demás. Pero ésta es la muerte de la verdadera libertad”.

Versión en inglés en http://www.lifesitenews.com/news/hugely-guilty-but-no-regrets

(Publicado con permiso de HLI World Watch)

Traducción por José Arturo Quarracino

Deje una respuesta