La técnica de la rotulación inversa

28/01/2011

Olavo de Carvalho

Miguel Nicolelis es profesor de neurociencias en la Duke University (USA), fundador del Instituto de Neurociencias Edmond y Lilly Safra (Macaíba, RN) y miembro de las Academias de Ciencias de Brasil y de Francia. A este notable currículo se le agregó su reciente nombramiento por el Papa Benedicto XVI a la Academia Pontificia de las Ciencias del Vaticano. El sitio Viomundo, del periodista Luiz Carlos Azenha, ahora lo presenta en formato más atractivo: el científico sería la indefensa víctima de una extensa campaña de odio y de intimidación movida por la siempre abominable “extrema derecha”.

Anonadado y amedrentado ante la virulencia extrema de la campaña, el profesor Nicolellis, en un tono de “buena gente”, que debe caracterizarlo como un adepto incondicional del debate libre y democrático, alerta para los peligros de la radicalización ideológica: “Su adversario político, ideológico, pasa a ser su enemigo. Y este enemigo está sujeto a cualquier tipo de castigo, hasta la misma muerte. Yo no puedo imaginar como estas personas que propagan mensajes del odio, venganza, violencia, pueden al mismo tiempo llamarse cristianos.”

Pero, ¿en qué consistió, después de todo, la mortífera campaña? Consistió en dos cosas: Primero, una noticia de diez líneas, publicada en el sitio Rorate Coeli el 5 de enero (v. http://rorate-caeli.blogspot.com/2011/01/pope-names-pro-abortion-and-pro-gay.html), dando cuenta de que el profesor Nicolelis era un defensor ardiente del aborto y de las políticas homosexuales (así como en el año pasado de la candidatura de Dilma Rousseff), siendo por lo tanto, un poco raro, su presencia en una institución vinculada a la Iglesia Católica.

Más adelante, un (1) artículo escrito por el periodista americano Matthew Cullinan Hoffman, publicado en el sitio Last Days Watchman (v. http://www.lifesitenews.com/news/defender-of-pro-abortion-and-homosexualist-policies-appointed-to-vaticans-a) y posteriormente reproducido, con o sin adiciones y comentarios, en algunos pocos sitios cristianos, entre los cuales, la versión brasileña de Lifesitenews, Noticias Pró-Familia, administrado por el escritor brasileño Julio Severo (volveré a hablar de él más adelante).

Hoffman, que es católico, comentó: “El Papa Benedicto XVI es un defensor acérrimo del derecho a la vida y de los valores de la familia, siendo improbable que él estuviera consciente de la biografía de Nicolelis al indicarlo para la academia.”

¿Hubo cualquier tipo de amenaza, cualquier señalamiento de planes agresivos? El profesor Nicolelis confiesa: No, no hubo.

Contra aquellas expresiones de discordia perfectamente inofensiva, ¿cómo reaccionó el profesor Nicolellis? ¿Debatiendo con los adversarios? Definitivamente, no.

Él mismo describe sus procedimientos argumentativos:“El personal de mi laboratorio entró en contacto con la Duke University, alertando sobre estos sitios y la policía de la universidad ha comenzado a darle seguimiento al caso. La seguridad de mi laboratorio ha sido reforzada… Nadie puede ingresar allá sin pasar por la seguridad.” Y advierte: a la primera señal de amenaza en Brasil, inmediatamente llamará a la Policía federal.

Entre los potenciales agresores del profesor Nicolelis denunciados por el sitio Viomundo, uno de los principales ya está bajo control. Julio Severo, buscado por la policía brasileña por el terrible crimen de haber dicho y insistido que el homosexualismo es pecado y tiene cura, está oculto en el exterior, cambiando de país como quien cambia de calzoncillos, viviendo en extrema escasez con la mujer y cuatro niños pequeños.

El reportero Luiz Carlos Azenha menciona este hecho con evidente satisfacción. También lo celebra como señal de los progresos de la democracia en Brasil en el sitio Fórum, del colunista Luís Nassif (http://blogln.ning.com/forum/topics/homofobia-em-preto-e-branco?page=1&commentId=2189391%3AComment%3A502681&x=1#2189391Comment502681).

Las premisas lógicas encajadas en las declaraciones del profesor Nicolelis y en los artículos de las noticias de los sitios Viomundo e Fórum no podían ser más obvias:

1) Decir cualquier palabra contra el homosexualismo, aun de manera genérica y alejada de cualquier amenaza, es incitación a la violencia, cosa indigna de personas que se dicen cristianas.

2) Un ciudadano esclarecido, amante del debate libre y democrático, debe reaccionar a estas opiniones mostrándose en público como víctima inminente de un atentado, llamando a la policía y haciendo que los miserables opinantes sean perseguidos como bandidos, acosados como ratas.

Con la exagerada reacción lo que se busca es llevar al público a creer “de ojos cerrados”, que los violentos son aquellos que emitieron opiniones, no aquellos que movilizaron contra ellos la fuerza armada del aparato represor.

Si el lector deseaba una ilustración local de lo que escribí sobre la técnica de la rotulación inversa, allí lo tiene.

El empleo constante y obsesivo de esta técnica es una de las manifestaciones más trilladas de la inversión general de la realidad, característica de la mentalidad revolucionaria.

No es coincidencia, pero sí muy significativo, que el profesor Nicolelis hace algún tiempo anduvo despotricando contra la “histérica derecha”. Histeria, por definición es una reacción hiperbólica a algún estímulo imaginario y falso. Cuando el profesor Nicolelis reacciona de una manera histérica, los histéricos son los otros.

Traducido de portugués para español por Maria Valarini

Versión en portugués: A técnica da rotulação inversa

Versión en inglés de este artículo: The technique of reverse labeling

Fuente: Diário do Comércio

Divulgación: Julio Severo en español: www.julioseveroenespanol.blogspot.com

Deje una respuesta